COFRADÍA JESÚS NAZARENO Y CRISTO RESUCITADO
C/ San Antonio, 2 1º planta despacho 5
Concejalia de Participación Ciudadana
28931 Móstoles ( Madrid)
ESTATUTOS DE LA COFRADÍA DE
“JESÚS NAZARENO Y CRISTO RESUCITADO”
(MÓSTOLES)


TÍTULO I 

CAPÍTULO I
TÍTULO, CONSTITUCIÓN, NATURALEZA, FINES Y SEDE SOCIAL

Art. 1.- La Cofradía se denomina oficialmente: COFRADÍA DE JESÚS NAZARENO Y CRISTO RESUCITADO. 

Art. 2.- La Cofradía se constituye como Asociación Pública de Fieles, sin ánimo de lucro, en virtud del canon 299, refrendado por la erección canónica del Sr. Obispo de la Diócesis de Getafe. (cc 322 y 312).

Art. 3.- La Cofradía continuará con el espíritu que movió a su fundación, surgida por un grupo de cristianos: la renovación personal cristiana de sus cofrades según el Evangelio y la doctrina de la Iglesia, así como el culto que se ha de tributar al Señor, al Hijo de Dios, en su Muerte y Resurrección; en sus advocaciones de Jesús Nazareno y Cristo Resucitado.

Art. 4.- Dentro de los elementos básicos que definen a toda Cofradía, como es el culto y la renovación cristiana fundamentada en el Mandamiento Nuevo de Jesús, constituyen los fines de ésta:

Rendir culto a Jesús Nazareno y Cristo Resucitado. 

Celebrar adecuadamente el centro del Misterio Cristiano de la Salvación – Cristo Muerto y Resucitado – con la asistencia a los Oficios Divinos y la adecuada recepción del Sacramento de la Penitencia.

Colaborar y promover el hermanamiento, unión y colaboración entre las distintas Cofradías y Hermandades de la localidad.

Mantener la tradición de la localidad de salir en procesión el Jueves Santo.

Colaborar con la Parroquia y Diócesis en todos los actos, actividades o funciones que le sean encomendadas.

Programar y desarrollar actos de naturaleza cultural y religiosa para la formación de los Cofrades en la dimensión humana y de fe.

Promover actuaciones y compromisos de ayuda a los necesitados en colaboración con Cáritas Parroquial.


Art. 5.- La Cofradía tendrá su Sede en la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, Plaza de Ernesto Peces, 1 (Móstoles) donde habitualmente realizará su actividad.


CAPÍTULO II

Art. 6.- Enseña.

En el anverso: ROSTRO DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO GRABADO EN ORO SOBRE FONDO ROJO, CON ORLA DE OLIVO.

En el reverso: IMAGEN DE CRISTO RESUCITADO, GRABADO EN BLANCO SOBRE FONDO DORADO, CON ORLA DE PALMA. (En su caso el diseñado por la Cofradía)

Art. 7.- Vestuario

Túnica morada, capa blanca, capuchón morado, guante blanco, cíngulo dorado, zapato negro y Medalla de la Cofradía, llevando grabadas las imágenes de Jesús Nazareno y Cristo Resucitado.


TÍTULO II

CAPÍTULO ÚNICO 

MIEMBROS DE LA COFRADÍA

Art. 8.- Serán requisitos necesarios para pertenecer a la Cofradía, en pleno derecho:

Tener la mayoría de edad canónica y civil, también podrán ser Cofrades los menores de edad con el consentimiento paterno.

Haber solicitado por escrito dentro del año y con dos meses de antelación como mínimo, durante el cual será considerado aspirante.

Durante los dos meses de aspirante a Cofrade, tendrá la obligación de asistir a cuantas conferencias, charlas, etc. de formación crea conveniente la Vocalía de Formación de la Cofradía.

Haber sido recibido como nuevo Cofrade, durante la Misa que, con motivo del Solemne Besapie de la Imagen de Jesús Nazareno, se realizará todos los primeros viernes de Marzo, donde le será impuesta la Medalla de la Cofradía, así como serán bendecidos los hábitos de la misma.

Los aspirantes a Cofrades, no serán inscritos en el Libro de Registro de la Cofradía, hasta que no les haya sido impuesta la Medalla de la Cofradía.

No estar incurso en ninguno de los casos del canon 316.1 del vigente Código de Derecho Canónico.


Art. 9.- Todos los Cofrades aceptarán a su ingreso el compromiso de mantenerse a un nivel básico de vida y práctica cristiana, y de justicia y honradez ciudadana, comprometiéndose, así mismo, a aceptar íntegramente las exigencias de asistencia y participación que le imponen los fines de la Cofradía.

Art. 10.- Todos los miembros de pleno derecho de la Cofradía, serán electores y podrán ser elegibles para sus cargos directivos.

Para ser elegible para cualquier cargo directivo, será requisito necesario, tener la mayoría de edad; una antigüedad como Cofrade de, al menos, tres años, que no ocupe cargo público alguno y, no esté incurso en ninguna cláusula prohibitiva de la señaladas por el párrafo 1º del canon 316 del vigente Código de Derecho Canónico, así como que no se encuentre en alguna situación irregular (matrimonio a prueba, uniones libres de hecho, católicos unidos por mero matrimonio civil, etc.). 

Art. 11.- El desempeño de cualquier cargo directivo de la Cofradía es incompatible con cualquier cargo en otra.

El mandato en cualquier cargo directivo no podrá durar, en el mismo puesto, más de seis años, se pueden elegir por un periodo de tres años y una reelección de otros tres años. No obstante, en algún caso extraordinario, el Obispo de la Diócesis podrá ampliar el periodo de duración.

Art. 12.- Será motivo de baja para los miembros de la Cofradía:

Quedar fuera de la Iglesia por sanción canónica.

Observar, después de su ingreso, conducta contraria a los principios establecidos en este capítulo como requisito para su admisión, siempre teniendo en cuenta el apartado II del artículo 316, del vigente Derecho Canónico.

A petición propia del Cofrade, una vez solicitada.

No haber satisfecho la cuota establecida por la Cofradía en el tiempo de dos años, es decir, tener dos cuotas pendientes y estar la tercera en curso.

Para causar baja, a propuesta de la Junta de Gobierno, se exigirá, previa amonestación, y oír antes al interesado.



TÍTULO III

CAPÍTULO ÚNICO 

ESTRUCTURA JURÍDICA DE LA COFRADÍA

Art. 13.- Los Organos de Gobierno de la Cofradía son: 

ASAMBLEA GENERAL

JUNTA DE GOBIERNO 

Art. 14.- La Asamblea General Ordinaria, es el máximo órgano de representación de la Cofradía y se reunirá con carácter ordinario una vez al año.

La Asamblea General Extraordinaria se reunirá con carácter de urgencia, cuando un hecho concreto así lo requiera. 

Art. 15.- Se podrá celebrar Asamblea General Extraordinaria: 

Si lo acuerda la Junta de Gobierno.

A petición por escrito de, al menos el 25% de los cofrades de pleno derecho y existiendo un “Quórum”, del 80% de los firmantes.

Cuando lo estime oportuno el Sr. Obispo de la Diócesis.

En el supuesto de modificación de Estatutos. 


Art. 16.- Las funciones de la Asamblea General son: 

Conocer los planes de actuación de la Junta de Gobierno.

Hacer propuestas para las actuaciones de la Cofradía.

Presentar candidatura completa para la elección de Hermano Mayor, respaldada por el 10% de los hermanos de pleno derecho.

Elegir la candidatura entre las propuestas por la Junta de Gobierno.

Designar a propuesta de la Junta de Gobierno, dos consejeros del Tesorero-Administrador.

Conocer el estado de cuentas que presenta la Junta de Gobierno.

Aprobar y modificar los Estatutos, a propuesta de la Junta de Gobierno, según las normas del Derecho Canónico (canon 314). La aprobación y modificación definitiva corresponde al Sr. Obispo de la Diócesis.


Art. 17.- Para celebrar Asamblea General, se ha de tener en cuenta: 

Hacer una citación previa, por escrito, con 15 días de antelación, donde se indique la fecha, hora, lugar de reunión y orden del día.

Para la adopción de acuerdos en Asamblea General, se precisa un “Quórum” o asistencia mínima de un 25% de los Cofrades, en primera convocatoria, y en segunda con los asistentes que haya.

Para la toma de decisiones sobre cuestiones de índole general, en caso de dos escrutinios ineficaces, se hará una nueva votación sobre las dos propuestas con mayor número de votos, después del tercer escrutinio si persiste el empate, decidirá el voto del Hermano Mayor.
 
Para la modificación de Estatutos, será necesario el voto favorable de los dos tercios.

Cuando se trate de la elección de Hermano Mayor, en caso de dos escrutinios ineficaces, se efectuará una tercera votación donde sólo serán elegibles las dos candidaturas que obtuvieron mayor número de votos en la segunda; si ésta fuera también de empate, serán elegibles, los dos de más edad; después del tercer escrutinio, si continua el empate, quedará elegido primero el candidato de mayor antigüedad en la Cofradía. En caso de igualdad será elegido el de mayor edad. 

Art. 18.- La Junta de Gobierno, es el órgano de gobierno y administrador de la Cofradía entre Juntas Generales. Los cargos no son remunerables. 

Art. 19.- La Junta de Gobierno estará formada por: 

Consejero Espiritual.

Hermano Mayor.

Vice-Hermano Mayor.

Secretario

Tesorero. 

Vocales: en número no inferior a cinco, ni superior a diez, y dentro de los cuales existirá el Abanderado, Capataz de Trono, todos con voz y voto, excepto el Consejero Espiritual, que sólo tendrá voz. 


Art. 20.- La Junta de Gobierno, tendrá un mínimo de cinco vocalías: 

Formación.

Juventud.

Caridad y Convivencia

Culto

Manifestaciones Públicas. 
 

Art. 21.- Son funciones de la Junta de Gobierno: 

Concretar los planes aprobados por la Asamblea General y programar las actividades de la Cofradía.

Proponer a la Asamblea General, de una a tres candidaturas (entendiéndose como tal, Hermano Mayor, Vice-Hermano Mayor, Secretario y Tesorero).

Presentar para su aprobación, por la Asamblea General, el estado de cuentas de la Cofradía.
 
Proponer a la Asamblea General, para su aprobación, la cuantía de las cuotas.
 
Disponer de fondos necesarios para la ejecución de presupuestos ordinarios y extraordinarios.

Proponer a la Asamblea General las posibles modificaciones de los Estatutos.

Aceptar a propuesta del Secretario, todos aquellos aspirantes que soliciten su ingreso en la Cofradía.

Al terminar el mandato para el cual fue elegida y una vez nombrada la nueva, entregará a ésta, todos los libros de la Cofradía, así como los justificantes y efectos, haciendo necesariamente un inventario de lo que entrega. 


Art. 22.- La Junta de Gobierno celebrará sesión en Junta Ordinaria dos veces al año. Para celebrar Junta de Gobierno extraordinaria, hará falta que lo solicite el Consejero Espiritual, el Hermano Mayor, o dos tercios de sus miembros. 

Art. 23.- Para la validez de los acuerdos de la Junta de Gobierno, será necesaria la mayoría absoluta de los votos de los miembros presentes, siempre que estos integren la mayor parte de los que deben ser convocados. Prevaleciendo el voto de calidad del Hermano Mayor. 

Art. 24.- Las actas de todas la reuniones de la Junta de Gobierno, se levantarán “in situ”, y la firmarán el Hermano Mayor, Vice-Hermano Mayor y Secretario. Las de la Asamblea General de cofrades serán autorizadas por el Secretario, con el visto bueno del Hermano Mayor y la aprobación del Consejero Espiritual. 

Art. 25.- El Consejero Espiritual es nombrado por el Obispo de la Diócesis, con el consentimiento del Párroco, según el Derecho Canónico, a propuesta de la Cofradía, entre los sacerdotes que trabajan en la Diócesis. Cuando el Obispo no lo haya previsto de otra forma hará de Consejero Espiritual el Párroco de Nuestra Señora de la Asunción. Asistirá a las Asambleas Generales y reuniones de la Junta de Gobierno, con voz, pero sin voto. 

Art. 26.- El Consejero Espiritual debe asesorar y colaborar, así como asistir a todos los actos (como consta en el Art. 19). Tiene la función de Director Espiritual de la Cofradía, y la misión de evangelizar y administrar los Sacramentos, y mantener el sentido apostólico de los cofrades, así como sostener un alto nivel moral, de vida cristiana y espiritual dentro de los cofrades con sus consejos espirituales. 

Art. 27.- El Hermano Mayor de la Cofradía, estará al frente de la misma, con todas sus atribuciones, derechos y deberes desde el momento de su elección y aceptación 

Art. 28- El Hermano Mayor que deberá ser reconocido especialmente por su sentido cristiano y eclesial, cuidará que la Cofradía, en sus actuaciones, coordine y colabore con la Parroquia y la Diócesis, así como con las demás Cofradías y Hermandades, preocupándose singularmente de la formación cristiana de sus Cofrades, ostentará la presidencia de los actos y reuniones de los órganos de la Cofradía. 

Art. 29.- Para la elección de Hermano Mayor, la Junta de Gobierno, propondrá a la Asamblea General, las candidaturas y previa comunicación a estos, por si alguno manifestase su deseo de no entrar en proceso y elegirá en votación secreta y por mayoría de votos, según el Art. 17. e), la candidatura completa formada por Hermano Mayor, Vice-Hermano Mayor, Secretario y Tesorero. 

Art. 30.- La Asamblea General, puede presentar también candidaturas completas, en este caso, deben ir respaldadas por el 10% de los electores, sometiéndose al mismo proceso electoral que el expuesto en el Art. 29. 

Art. 31.- Son funciones del Hermano Mayor: 

Convocar, moderar y presidir las reuniones de la Asamblea General, Junta de Gobierno y Comisión Permanente.

Representar a la Cofradía oficialmente.

Cumplir y hacer cumplir los Estatutos de la Cofradía.

Separar de los cargos directivos, previa notificación a la Junta de Gobierno, al miembro o miembros que por su actitud negativa hacia la Cofradía, considere oportuno, después de escuchar al interesado y previa amonestación

Cuidar debidamente de los bienes de la Cofradía.

Autorizar con su firma, la disposición de fondos estimados convenientemente por la Junta de Gobierno para la ejecución de los presupuestos, ordinario y extraordinario.

Velar por el cumplimiento de todo tipo de acuerdos tomados, y elegir conjuntamente con los miembros de la candidatura, el resto de los miembros de la Junta de Gobierno.

Colaborar con el Consejero Espiritual para el cumplimiento de las tareas del mismo.

Presidir la Cofradía en los actos de culto y en las procesiones. 


Art. 32.- El Hermano Mayor a tenor del Canon 329, y el Consejero Espiritual por razón de su ministerio, tiene el deber de facilitar sobre todo a los aspirantes a cofrades, especialmente en 

el año de prescripción o aspirantazgo, un plan o al menos un cursillo de formación cristiana, que se organizará convenientemente. 

Art. 33.- Son funciones del Vice-Hermano Mayor: 

Sustituir al Hermano Mayor en los casos de enfermedad, necesidad o ausencia.

Ayudar al Hermano Mayor en el desempeño de sus funciones ordinarias.

Coordinar la labor de las vocalías o secciones que existan en la Cofradía. 


Art. 34.- El título de Hermano Mayor Honorario y Vice-Hermano Mayor Honorario, podrá recaer sobre aquel cofrade que haya prestado una dedicación y servicios excepcionales a la Cofradía. Será propuesto por la Junta de Gobierno, y aprobado en Asamblea General, siendo necesaria la mitad más uno de los votos emitidos. 

Recabando los méritos personales en orden a los fines de la Cofradía, la Junta de Gobierno podrá proponer de la misma manera que la anterior, a la Asamblea General (el mismo nombramiento de Hermano Mayor y Vice-Hermano Mayor Honorario), a cualquier otra persona o entidad que se haya distinguido en su colaboración a favor de la Cofradía, aunque no sea Cofrade. 

Art. 35.- Son funciones del Secretario de la Cofradía: 

Levantar las actas de las reuniones y hacer las comunicaciones pertinentes.

Todo lo relacionado con la correspondencia, citaciones y documentación de la Cofradía.

Llevar al día el Libro de Registro de la Cofradía, en el que reflejará la fecha de altas y bajas.

Hacer publicar, con la suficiente antelación, las candidaturas presentadas válidamente, para la elección de cargos.

Realizar las funciones que le encargue el Hermano Mayor o el Consejero Espiritual.

Llevar el archivo oficial de la Cofradía.

Informar al Hermano Mayor, de todas las anomalías e incidencias que surjan en la Cofradía. 


Art. 36.- Son funciones del Tesorero de la Cofradía: 

Llevar al día la contabilidad.

Ejecutar el cobro diligente y oportuno de las cuotas.

Preparar el estado de cuentas que la Junta de Gobierno ha de presentar a la Asamblea General.

Elaborar los presupuestos que ha de proponer a la Junta de Gobierno.

Disponer, ordenar y archivar diligentemente cuantos documentos económicos afecten a la Cofradía.

Disponer, junto al Hermano Mayor, de los fondos necesarios para la ejecución de los acuerdos.

Realizar y mantener actualizado el inventario de cuantos bienes posea la Cofradía.

Todo aquello relacionado con el aspecto económico que le encargue el Hermano Mayor. 


Art. 37.- Adscrito al Tesorero y dentro de la Junta de Gobierno, con el carácter de Vocales de este órgano, y designados por la misma Junta de Gobierno, existirá el Consejo de Asuntos Económicos, integrado por dos miembros, y cuyas funciones son: 

Asesorar al Tesorero en la confección de los presupuestos de la Cofradía.

Revisar el estado de cuentas preparado por el Tesorero antes de su estatutaria presentación a la Asamblea General.

El Consejero de más edad, suplirá al Tesorero en las ocasiones de ausencia de éste. 


Art. 38.- Los Vocales son miembros de la Junta de Gobierno, en los que el Hermano Mayor delega poder para tener a su cargo una sección de gran importancia para la Cofradía. 

Art. 39.- La Vocalía de Formación, tendrá como funciones: 

Coordinar y velar por el desarrollo de la formación cristiana de los cofrades en su año de aspirantazgo.

Mantener coordinación con el Consejero Espiritual y aplicar las normas que éste crea oportunas para la misión.

Mantener contactos periódicos, ya sean orales o por escrito con los padres o tutores de los aspirantes, siempre que estos sean menores de edad, ofreciéndoles medios para que ellos cumplan su deber educativo.

Divulgar entre todos los Cofrades temas provechosos para su formación cristiana.

Desarrollar actividades en la Cofradía que redunden en provecho de una mejor formación, como puede ser: charlas, conferencias coloquios, ejercicios espirituales, actividades audiovisuales, etc. en coordinación con el Consejero Espiritual.

Acoger y ejecutar todas aquellas sugerencias que entren dentro de su ámbito, referidas por algún Cofrade, siempre con el visto bueno del Consejero Espiritual. 


Art. 40.- La Vocalía de Juventud tiene como finalidad: 

Coordinar y promover la formación cristiana entre los jóvenes de la Cofradía.

Realizar contactos, actividades y encuentros periódicos con los jóvenes de otras Hermandades y Cofradías.

Desarrollar unas actividades, asesoradas por el Consejero Espiritual, para lograr una mejor formación de nuestros jóvenes, que celebrarán una reunión mensual especial, o de las que se organicen en la parroquia.
 
Asistir a cuantos eventos relacionados con la juventud se celebren, tanto a nivel parroquial, como Diocesano, nacional o mundial. 


Art. 41.- La Vocalia de Caridad y Convivencia, tiene como tales atribuciones. 

Presentar a la Junta de Gobierno, para su aprobación y llevar a término, en su caso, actividades que fomenten la vida social, cultural y humana de los Cofrades.

Organizar todos aquellos actos internos de la Cofradía que fomenten la vida social, cultural y humana de los cofrades y de que se mantenga vivo el espíritu de fraternidad y solidaridad con los necesitados, cofrades o no, cuidando que se cumplan generosamente los compromisos concretos de la Cofradía en este orden de cosas y la coordinación con Cáritas.

La Cofradía destinará un tanto por ciento que estime la Junta de Gobierno, de sus ingresos fijos, para los pobres o necesitados a través de Cáritas, así como a la Diócesis. 

Art. 42.- La Vocalía de Culto se preocupará de la organización, ejecución y posterior revisión de los actos de culto, previstos en los Estatutos o que, sin estarlo, se considere conveniente para la esencia de la fe cristiana de los cofrades. 

Art. 43.- La Vocalia de Manifestaciones Públicas de la Cofradía, será la responsable de coordinar, organizar y controlar, en función de las normas del vigente Código de Derecho Canónico, o de las que emanen del Obispo de la Diócesis, y bajo la supervisión del Hermano Mayor, las Procesiones que organice la Cofradía eligiendo aquellos Cofrades, como Hermanos de paso, que considere oportuno para el recto orden de la Procesión. 

Art. 44.- En la Procesiones, todos los Cofrades se reunirán con antelación suficiente en la Iglesia donde radican nuestros Titulares, en donde en dos filas, presidido por el Estandarte, en silencio y con respeto y la solemnidad debida, se comenzará el desfile procesional.


TÍTULO IV

CAPÍTULO ÚNICO 

DERECHOS Y DEBERES

Art. 45.- El Cofrade gozará de los siguientes derechos:

Es elector, si es miembro de pleno derecho.

Es elegible para cualquier cargo directivo, si en él se dan los siguientes requisitos: 

1º.- Ser miembro de pleno derecho.

2º.- Tener tres años de antigüedad en la Cofradía.

3º.- No ocupar cargo político alguno.

4º.- No estar afectado por ninguna cláusula prohibitoria emanada de la Iglesia.

5º.- No ser miembro directivo de otra Cofradía. 

Todo Cofrade tiene derecho a examinar las cuentas de la Cofradía, previo aviso al Hermano Mayor. 

Todo cofrade tiene derecho a recibir ayuda en caso de necesidad, según las normas emanadas del Art. 41.
 
Todo Cofrade tiene derecho, llegado el momento de entregar su alma al Altísimo, siempre que lo soliciten sus familiares y el entierro de su cadáver se realice en esta Ciudad de Móstoles, al Estandarte en el entierro y misa funeral.

Todo Cofrade tiene derecho al Estandarte de la Cofradía en el momento de contraer matrimonio, previa solicitud a la Junta de Gobierno, siempre que el matrimonio sea católico y se celebre en cualquiera de las parroquias de Móstoles.

Y en general, todos los derechos que emanen del articulado de los presentes Estatutos. 


Art. 46.- El Cofrade tendrá los siguientes deberes: 

Pagar una cuota que será propuesta por la Junta de Gobierno, a la Asamblea General.

Socorrer con ayuda material, de acuerdo con sus posibilidades, en los casos de necesidad que presente la Junta de Gobierno.

La responsabilidad de aceptar cualquier cargo directivo, que desempeñará gratuitamente.

Todo cofrade directivo, no podrá permanecer en el mismo puesto más de seis años consecutivos, haciéndose una reelección a los tres años de estar en Junta de Gobierno.

Apoyar con su asistencia cualquier actividad programada por la Cofradía, ya sea de carácter interno o público, con las normas e instrucciones que disponga la Junta de Gobierno en su momento.

Acatar las decisiones tomadas en Asamblea General o Junta de Gobierno.

Y en general, todos los deberes que emanen de estos Estatutos.


TÍTULO V

COORDINACIÓN CON LA ESTRUCTURA ECLESIAL


Art. 47.- La Cofradía coordinará sus actividades y compromisos con:

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Móstoles.

Las restantes Cofradías y Hermandades de Móstoles.

El Delegado Episcopal para las Asociaciones de Fieles Cristianos.



FACULTADES DE LA AUTORIDAD ECLESIÁSTICA.

Art. 48.- Corresponden al Obispo Diocesano las siguientes facultades: 

El derecho de visita y el de inspección de todas las actividades de la Cofradía.

Nombrar al Director Espiritual de la Cofradía.

Confirmar en su cargo al Hermano Mayor.
 
La aprobación definitiva de las cuentas anuales de la Cofradía, así como la facultad de exigir en cualquier momento rendición detallada de cuantas.

La aprobación de las modificaciones de los Estatutos.

La disolución de la Cofradía, de acuerdo con el derecho.

Conceder licencia necesaria para la enajenación de los bienes de la Cofradía, de acuerdo con las normas del Derecho Canónico vigente (cc. 1291-1294 del Código de Derecho Canónico).

Las otras facultades que el Derecho Canónico vigente le atribuya.


TÍTULO VI

CAPÍTULO ÚNICO

Art. 49.- Corresponde a la Cofradía el dominio de los bienes que ha adquirido legítimamente desde el momento de su elección canónica a tenor de lo dispuesto en los cánones 1.255 y siguientes del vigente Código de Derecho Canónico. 

Art. 50.- Son propiedad de la Cofradía todos los bienes que vaya adquiriendo a través del tiempo y que constarán en el inventario, así como, los bienes inmuebles que puedan adquirirse legítimamente o por donaciones que se reciban, como los fondos en metálico que existan. 

Art. 51.- La administración de los bienes eclesiásticos de la Cofradía, corresponde al Hermano Mayor, el cual, al tomar posesión del cargo, se comprometerá solemnemente mediante juramento ante el Párroco y Junta de Gobierno a la fiel administración de los mismos, según las normas del Derecho Canónico (c.325) y los propios Estatutos. 

Art. 52.- La Cofradía someterá a revisión cada año, durante el mes de Junio, los balances correspondientes a los presupuestos ordinarios y extraordinarios. 

Art. 53.- Todos los bienes de naturaleza inmueble que puede adquirir la Cofradía, deberán legalizarse en cuanto a su titularidad e inscribirse en el Registro de la Propiedad correspondiente. 

Art. 54.- Los fondos de la Cofradía se depositarán en cuentas bancarias y a nombre de la misma y nunca a título personal de ningún miembro. La disposición de estos fondos se realizará con las firmas del Hermano Mayor, Vice-Hermano Mayor y Tesorero. 

Art. 55.- Son fuentes de ingreso de la misma, las cuotas de los cofrades. Con carácter extraordinario, y siempre que sean conforme a la naturaleza y fines de la Cofradía, se podrán recabar otras fuentes de ingresos, en especial para cubrir algún presupuesto de carácter extraordinario. 

Art. 56.- Todo donativo que se entregue al Hermano Mayor, o a uno de los cargos de la Cofradía, pasará a ser propiedad de ésta. 

Art. 57.- El Tesorero-Administrador, al tomar posesión de su cargo, realizará el inventario exacto y detallado de los bienes inmuebles, muebles y objetos preciosos de la Cofradía, inventario que irá suscrito también por el Hermano Mayor. 

Art. 58.- Los objetos muebles propiedad de la Cofradía, a excepción de los que la Junta de Gobierno crea conveniente, deben hallarse en la Iglesia para el servicio religioso y serán custodiados por la Cofradía. 

Art. 59.- Para la adquisición de nuevas imágenes, será necesaria la licencia escrita del Sr. Obispo de la Diócesis. 

Art. 60.- En caso de reparación de Imágenes, la Cofradía requerirá licencia por escrito del Ordinario del lugar y de la Comunidad de Madrid, si procede. 

TÍTULO VII

CAPÍTULO ÚNICO

EXTINCIÓN Y SUPRESIÓN DE LA COFRADÍA.

Art. 61.- En los supuestos de extinción o supresión de la Cofradía, se estará a lo dispuesto por la autoridad eclesiástica competente, teniendo en cuenta los cánones 120, 123 y 326 del Vigente Código de Derecho Canónico. 

Art. 62.- De la entrega de los bienes de la Cofradía en su caso, así como de cuantos libros, archivos, legajos, etc. se entreguen también la persona jurídica y órgano que corresponda, se levantará Acta por duplicado, con relación inventariada de los mismos, quedando una de las copias del Acta en posesión de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Móstoles. 

Móstoles 8 de Junio 2006